Ha tenido que llegar una pandemia a nivel mundial para que el empresario se dé cuenta de que la digitalización no es una alternativa; es una realidad.

Y es que funcionamos así, por necesidades. Hace más de dos años, cuando hablaba con empresarios sobre cómo comenzar con la digitalización de sus negocios, la gran barrera para conseguirlo eran precisamente ellos, empresarios que se aferraban a seguir funcionando como toda la vida.

Y entonces entró en escena la COVID-19, enfermedad infecciosa causada por el coronavirus, y un trece de marzo de 2020 nos metió a todos en casa, incluso a los empresarios.

Fue entonces, con la necesidad, cuando los empresarios comenzaron a escuchar las palabras Transformación Digital, Digitalización. Al verse en casa encerrados, impotentes y sin herramientas para continuar con su actividad empresarial, entonces sí, en ese preciso momento la digitalización en sus negocios comenzó a cobrar sentido.

Pero la Transformación Digital primero hay que entenderla, saber exactamente qué es, y qué no es. Muchos profesionales del sector del marketing se lanzaron ha explotar el concepto como la salvación para que sus negocios pudiesen seguir vendiendo, en este caso online.

La Transformación Digital es integrar tecnología digital en todas las áreas de una empresa, cambiando la forma de operar y brindando un gran valor a sus clientes. Implica un cambio cultural a todos los niveles del negocio, comenzando por la dirección y terminando por el último empleado recién incorporado.

Y es ahí donde ha comenzado el cambio, donde debe comenzar, por la concienciación: cambiar de mentalidad y convertirte en empresario digital.

Y todo empieza a tener sentido, es la base para iniciar realmente un cambio en la empresa, adaptándose a la nueva era digital y generando nuevas oportunidades de negocio, potenciando servicios y productos y llegando directo al nuevo cliente, el cliente digital.

Es un gran comienzo. Seguimos. Un saludo. Tony.

Posts relacionados