Buscar Menu

El poder del trabajo en equipo. 10 claves.

La transformación empresarial y digital no es una situación temporal

La humanización digital

Querid@ compañer@, somos un equipo. Si, y es que si somos compañeros de un proyecto, formamos un equipo. Lo primero que debes de entender es que eres muy afortunado, porque no estás solo, tienes un equipo. Y no todo el mundo puede decir lo mismo.

Hay miles de empresarios repartidos por todo el mundo que trabajan solos, o en la soledad de una empresa llena de trabajadores, pero tú, te lo repito, formas parte de un equipo.

Este el punto de inflexión para darte cuenta de que si has tomado la decisión de trabajar junto a otras personas para alcanzar un bien común; crear negocio, generar dinero, mejorar tu bienestar personal, familiar, etc. tienes una gran responsabilidad.

Y esa gran responsabilidad, te lleva a cumplir algunas de las claves más importantes que pueden llevar a un equipo de trabajo a convertirlo en un equipo de éxito:

  • Confianza. Construir confianza es un elemento fundamental dentro de un equipo. Y la confianza se genera con actitud, compromiso, esfuerzo y sobre todo cumpliendo y haciendo siempre las cosas bien.
  • Motivación. Dicen que la ilusión mueve montañas, y realmente, cuando decides formar parte de un equipo, es porque tienes una motivación ¿cierto? Pues nunca la olvides, tenla siempre presente y poténciala cada día.
  • Eficiencia. Mi profesor de matemáticas de 6º de E.G.B., Don Fernando, que además era mi tutor, siempre decía: “el tiempo es oro, y el que lo pierde es un bobo”. Pues eso, hay que ser eficaz, invertir los tiempos correctamente. Te doy un ejemplo: si existe una excelente relación personal con el resto de los miembros de tu equipo, mantenla, pero trabaja más la parte profesional, porque si estás en un proyecto empresarial, es para hacer negocio. ¿Cierto?
  • Objetivos. Están para cumplirlos. Y se consiguen trabajando, esforzándose, gestionando bien los tiempos, ayudándote a ti mismo, a los demás, asumiendo los errores, aprendiendo de ellos. Siendo realista, y no perdiéndolos nunca de vista. Los objetivos tienen que estar presentes en tu vida empresarial desde que te levantas hasta que te acuestas, cada día.
  • Pertenencia. El sentido de pertenencia a algo es fundamental, el desarrollo de una identidad común. Y si tu equipo tiene el sentido de pertenencia muy bien trabajado, tu misión es generar impacto. ¿Y cómo se genera impacto? Con hechos. Las palabras se las lleva el viento.
  • Preparación. ¿Qué ocurriría si en un equipo de fútbol de primera división, el portero fuese de tercera, los defensas de primera, los medios y centrales de segunda y el delantero centro de primera? Posiblemente, teniendo un “Messi” de primera, se conseguirían marcar goles, pero el equipo siempre estaría en medio de la tabla. Difícilmente ganaría la liga un año. Y partimos de la base, de que todos queremos ganar, ¿si?
  • Responsabilidad. Hay una expresión que dice: “Manolete, si no sabes torear, pa’ qué te metes”. Pues eso, si asumes la responsabilidad de entrar en un equipo de trabajo, es para asumirla y cumplirla, desde el principio hasta el final, y sin excusas. Las excusas no sirven para nada, son para los mediocres.
  • Organización. Si tú no estás preparado, bien organizado, entonces, ¿qué esperas ofrecer a los demás? Una buena organización es fundamental, porque si no te organizas bien, vas a influir negativamente en el resto del equipo.
  • Compañerismo. Pero sobre todo profesional. El compañerismo personal es muy bonito, y es que cuando se genera un buen equipo de trabajo, un buen ambiente entre compañeros es importantísimo, pero a qué estamos, ¿a ganar amigos o a hacer negocio?
  • Ambición. Sin ambición no se consiguen los objetivos. ¿Alguna vez has visto un equipo de trabajo que triunfe sin ambición? Pero si quieres ser ambicioso, tienes que demostrarlo. Con decirlo no haces nada.

Todo esto puedes ponerlo en el orden que quieras, seguramente te falten cosas, o cambiarías otras, pero con todo esto, lo único que te quiero decir es que si formas parte de un equipo, lucha, trabaja, y cumple las expectativas marcadas.

Ten en cuenta que tienes el privilegio de cubrir un espacio muy importante dentro de un proyecto que muchos empresarios y profesionales querrían cubrir para formar parte del equipo y sentirse respaldado, fortalecerse, abrir un gran camino para crecer en su vida personal y profesional.

Mi pregunta es: y tú, ¿formas parte de tu equipo?

Seguimos. Un saludo. Tony.

Posts relacionados