Buscar Menu

¿Eres el CEO de tu empresa?

Miedo al error

La transformación empresarial y digital no es una situación temporal

Comencemos por el principio, ¿qué significa CEO? Son unas siglas que en los últimos años se han puesto muy de moda. En inglés es usado normalmente el término Chief Executive Officer, su acrónimo es CEO, o Director General, es decir, un puesto ejecutivo.

¿Y cuánto cobra un CEO? El sueldo medio en España se sitúa en torno a los 80.000 € (según datos consultados), y obviamente puede variar en función de si la empresa es más pequeña o más grande (60.000 a 100.000 € respectivamente).

Para denominarte CEO de tu empresa, deberías de tener otros puestos directivos, como son directores comerciales, de recursos humanos, … y tu misión debería ser la de velar por las estrategias de la empresa.

Ser CEO implica, entre otras cosas, tener la capacidad de ser el rostro de la empresa, diseñar el plan de negocio, establecer la misión y visión empresarial de la compañía, construir una buena cultura corporativa, enfocarse en el cliente, etc.

Y mi pregunta es, ¿eres el CEO de tu empresa?

Te dejo mi reflexión personal. La imagen de tu empresa debe de ajustarse a la realidad, y sí, todos y todas nos esforzamos por mostrar nuestra mejor imagen al mundo, y siempre intentamos demostrar a nuestros potenciales clientes que somos excelentes profesionales y lideramos magníficas empresas.

Pero en mi opinión, hay que mostrar la realidad, desvirtuarla frente a un nuevo posible cliente puede ser contraproducente. ¿Qué cara pondrías si viene a visitarte el CEO de una compañía a tu oficina?

Yo lo primero que pensaría es, ¡hay Dios mío!, me está visitando ¡un directivo!, un alto cargo de una empresa. ¿Y ahora? ¿Qué va a hacer, escuchar mis necesidades y hacerme un presupuesto? O me va a recitar la misión empresarial de su empresa.

Querido empresario/a, ¿sabías que lo más bonito de un negocio es disfrutar del camino? Uno comienza siendo un súper todero/a (organizas, visitas, presupuestas, firmas, gestionas pagos, cobros, realizas el proyecto, …) y si eres ambicioso, sigues creciendo, y tu empresa comienza a crear una estructura, un equipo humano. Y es entonces cuando comienzas a delegar, a tener responsables comerciales, técnicos, y sigues creciendo.

Hasta que un día… ¡Ey! ¡Pero si soy CEO! Me levanto por la mañana, me miro en el espejo del baño y tengo cara de CEO, y además llego a la oficina y me reúno con mi equipo, marcos directrices, presento nuevos proyectos, me reúno con directivos. Y claro, te vienes arriba, entras en tu cuenta bancaria desde tu nuevo móvil de CEO, y te das cuenta de que ¡hay más ceros en la parte derecha del dígito principal!.

Y entonces sí, pides nuevas tarjetas a la imprenta, y en tu perfil de Linkedin cambias tu cargo en la empresa y pones: Tony Aguado. CEO de [a]guado.

Pero hasta que llegue ese momento, el cual está aún muy lejos, soy Director y todero.

Seguimos. Un saludo. Tony.

Posts relacionados